(14-87) Ciproheptadina para la inapetencia?

InapetenciaEsto debe provocar cuando menos algunas ronchas y a lo mejor una buena discusión. Ciproheptadina es un antihistamínico oral que se comercializa desde hace muchos años en muchos países. Según el Vademécum, su indicación es para el tratamiento sintomático de la rinitis alérgica, conjuntivitis alérgica y reacciones cutáneas alérgicas. Pero, todos sabemos que su uso más popular es como estimulante del apetito. Cuán cierta es esta propiedad?

En un artículo que está a punto de ser publicado en la versión impresa de la revista Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition, investigadores de un programa multidisciplinario de trastornos de la alimentación del Hospital de Niños de Montreal, Canadá reportan lo que encontraron después de revisar retrospectivamente las historias clínicas de 127 niños de este programa a quienes habían prescrito ciproheptadina por inapetencia y pobre ganancia de peso (ref). De los 127 niños, 82 tomaron la medicación regularmente y sus datos fueron compilados y analizados para comparar su situación antes y después del tratamiento con ciproheptadina. Los restantes 45 niños, que no tomaron el tratamiento o lo tomaron sólo por unos días o irregularmente, forman el grupo control generado en forma natural. La mayoría (96%) de los padres de los niños que tomaron regularmente ciproheptadina informaron un cambio positivo en el apetito y la conducta de estos niños durante la hora de comer. El peso para edad (expresado como puntaje zeta) de estos niños aumentó significativamente después del tratamiento con ciproheptadina. Este efecto fue independiente de la edad del niño o de la causa de fondo de su inapetencia. En contraste, no se observó diferencia en peso para edad en el tiempo en el grupo control. Los autores de este estudio concluyen diciendo que ciproheptadina es un tratamiento efectivo y seguro para niños con inapetencia y pobre ganancia de peso, en combinación con otras medidas multidisciplinarias especializadas.

La propiedad estimulante de apetito de ciproheptadina se conoce desde hace muchos años (ref) (ref). Cuando estuve en la residencia de pediatría la noción que teníamos entonces era que ciproheptadina aumentaba el hambre pero producía hipoglicemia (descenso del nivel de la glucosa en sangre), lo cual se había descrito en un par de publicaciones (ref) (ref). Consecuentemente, no prescribíamos ciproheptadina ni recomendábamos su uso por temor a este efecto colateral. Más recientemente, sin embargo, ciproheptadina ha sido nuevamente objeto de atención tras el descubrimiento de sus propiedades farmacológicas en la fisiología del estómago.

Ciproheptadina se ha ensayado con buenos resultados de eficacia y seguridad para mejorar el apetito y la ganancia de peso en niños con asma (ref), fibrosis quística (ref) (ref) (ref) (ref) y caquexia asociada a cáncer (ref). No se sabe cuál es exactamente el mecanismo de acción por el que ciproheptadina mejora el apetito y consecuentemente el peso. Es posible que ejerza un efecto central sobre los sistemas reguladores del hambre y saciedad (ref) o que estimule la producción-liberación de hormona de crecimiento u otros factores tróficos (ref) o que a lo mejor sea la hipoglicemia lo que incita el hambre (ref).

Ciproheptadina es un antagonista de la serotonina (5-HT2A, 5-HT2B y 5-HT2C) y por esta propiedad puede ayudar a relajar el fondo gástrico, aumentando la capacidad de almacenamiento del estómago en el proceso llamado ACOMODACION GASTRICA que sigue a la ingesta de alimentos (ref). Hay por lo menos un ensayo clínico que prueba que ciproheptadina puede ser útil en el tratamiento de la dispepsia funcional, una condición en la que el paciente se queja de llenura precoz porque falla la acomodación gástrica y el fondo del estómago no se distiende lo suficiente (ref). En este ensayo clínico, más de la mitad de los pacientes (55%) mejoraron sus síntomas después del tratamiento con ciproheptadina y en la mayoría de los que no mejoraron la razón fue que tenían otra condición que requería un tratamiento distinto (ref). Otro estudio mostró que ciproheptadina mejoró significativamente el dolor abdominal en niños con dolor abdominal funcional post-prandial (ref), presumiblemente por una mejor regulación de la distensión gástrica después de comer. Visto así, es posible que el efecto de ciproheptadina no sea propiamente por “estimulación” del apetito si no a través de una mejor regulación de la función del estómago durante las comidas, que permite alojar una mayor cantidad de alimentos en el fondo gástrico.

Tratar de hacer comer a un niño inapetente es probablemente una de las experiencias más frustrantes en la vida de los padres. Estos niños no piden comer y cuando se sientan en la mesa pueden pasar largos periodos sin mostrar interés alguno por comer. Cuando comen, comen poco y solo una variedad limitada de alimentos. En estas familias la hora de comer se convierte en una batalla donde se prueban sin éxito todas las tácticas posibles y se desemboca finalmente en situaciones difíciles para todos. Puede valer la pena probar ciproheptadina en niños con inapetencia y bajo peso, que no tienen una causa obvia de su inapetencia, sobre todo si no responden a terapias conductuales, sensoriales o nutricionales? El centro de problemas de alimentación del Hospital de Niños de Montreal, Canadá maneja los casos inicialmente con intervenciones no farmacológicas que suelen dar buenos resultados en más o menos la mitad de sus pacientes. Prescriben ciproheptadina cuando no dan resultado estas intervenciones no farmacológicas, después de 1-2 meses de intento (ref). La dosis de ciproheptadina que recomiendan es 0.25 mg/kg de peso/día, dividido en dos dosis, cada 12 horas. Vigilan estrechamente los efectos colaterales, que suelen ser somnolencia o irritabilidad. En su experiencia, estos efectos colaterales son leves y tienden a desaparecer en pocos días. El tratamiento lo hacen en ciclos de una a tres semanas de uso y cuatro a siete días de pausa, dependiendo de la sensibilidad de cada niño a la medicación. Preguntas?

14 Replies to “(14-87) Ciproheptadina para la inapetencia?”

  1. Interesante el articulo, sobretodo por que enfoca un problema muy espinoso no sólo para los padres sino para el pediatra. Otra de las razones que se comentaban en la residencia era que se asociaba a talla baja, sabes algo al respecto_

    1. No he encontrado ningún artículo que haga referencia a talla baja. La mayoría de niños con anorexia y pobre ganancia de peso tienen también una talla sub-óptima. Sería difícil atribuir la talla baja como efecto colateral del tratamiento cuando de por sí estos niños ya vienen con talla baja.

  2. El Dr. Carlos Tori envió este comentario:

    Eduardo: Hace muchos,muchos años yo tuve una experiencia con la ciproheptadina con un niño que me hizo hipoglicemia que no fué la única ,y a raiz de eso y revisar la literatura,efectivamente me encontré con unos artículos que mencionaban ese efecto colateral, y desde allí Eduardo le agarré miedo y nunca más la he recetado.
    Interesante este artículo pero creo que seguiré no usándola.
    Carlos tori T

  3. Interesante articulo pero es necesario definir si la inapetencia referida por la madre.esta en relacion a la cantidad de comida servida.De ahi la importancia de vigilar la velocidad de crecimiento porque un niño que no recibe un aporte calorico minimo desacelera en crecimiento. A continuacion el articulo en relacion a la GH:

    Suppression of human growth hormone secretion by cyproheptadine
    Giuseppe Delitala,Luisa Devilla, Silvano Bionda, Vannina Franca,
    Metabolism Volume 26, Issue 8, August 1977, Pages 931–936

    ” In order to determine whether or not a serotoninergic mechanism is involved in the secretion of the growth hormone (GH), a study was made of the effect of cyproheptadine, an antiserotonin agent, on plasma GH levels in normal children. The oral administration of cyproheptadine (12 mg daily) reduced GH responses to both L-dopa and glucagon; similarly, the mean GH response to oral glucose administration was significantly reduced after cyproheptadine administration. Plasma glucose values during the tests were not altered by cyproheptadine therapy. These results suggest that the serotoninergic mechanism might be involved in L-dopa-, glucagon-, and glucose-induced GH release”.
    Considero importante una adecuada educacion nutricional a los padres como primera estrategia.
    un abrazo.

  4. Interesante estudio. La gran mayoría de veces los problemas del apetito están relacionados con el comportamiento y las intervenciones de los padres/cuidadores al momento de alimentar a los hijos. La ciproheptadina podría ayudar a que los padres se sientan mejor y que los niños tengan “mas apetito”, pero por otro lado podría favorecer a alargar por más tiempo malos habitos y comportamiento en los cuidadores.
    Por otro lado, la somnolencia es un efecto bastante frecuente, habría que ver como lo evaluan en el estudio, pero piendo que no justifica su uso en un niño por lo demás sano.
    Creo que como terapia en el niño convaleciente puede ayudar.
    Verónica Petrozzi

  5. interesante retomar el tema de la CIPROHEPTADINA. Yo a raíz de los artículos publicados acerca de los efectos sobre la hormona de crecimiento, hipoglucemia, somnolencia, cambios en el carácter , lo deje de usar en niños, dejando la opción de uso en adolescentes que ya cumplieron su etapa de crecimiento. Y el resultado final es que no lo necesito y mis pacientes por métodos convencionales siguen desarrollando satisfactoriamente y alguno que no lo hizo, quedo constitucionalmente flaco pero sin afectar su talla.
    Quien sabe, sugeriría a los que deciden usarlo, es , darlo por períodos cortos y dosis bajas, para evitar los efectos secundarios y educar a las madres de la auto medicación.

  6. Yo lo uso en pacientes en riesgo nutricional que no comen mejor luego de disminuir la ingesta de líquidos antes de las comidas y tengo la impresión (anecdotica) que mejora el apetito sin eventos adversos.
    Francisco Campos

  7. No la uso aunque no tengo dudas que aumenta el apetito y promueve el aumento de peso. No sabía del riesgo de hipoglicemia.
    Cuando era estudiante de medicina participé en un ensayo clínico como paciente. Recibí ciproheptadina por un mes. Mi apetito aumentó y gané 5 kilos de peso en ese mes. Todos ellos en la cintura. Una semana después de terminar el tratamiento tuve gripe y perdí 3 de los 5 kilos.
    A pesar de la ganancia de peso, no veo cuál es el beneficio.

  8. Si un niño inapetente mantiene una adecuada velocidad de crecimiento, definida con valores de talla para la edad y peso para la talla dentro de las 2 DS del Z score lo mas probable es que coma cuando y lo que él quiere y no cuando y lo que los padres desean, eso es un problema de conducta y malos hábitos alimentarios, si su talla para la edad y peso para la talla estan abajo de 2 DS del Z- score eso es un problema médico que requiere un diagnóstico y no un problema de alimentación, en cualquier caso no hay una indicación médica para el uso de un fármaco que tiene riesgos potenciales

Comenta este articulo